Incineración de residuos en el siglo XXI ¿Solución o problema?

Short Description: 

En un contexto mundial de reconversión económica, de cambio climático, de escasez de recursos, de creciente debilidad epidemiológica, de búsqueda de nuevas fuentes de energía y de racionalización de métodos de producción en un marco de sostenibilidad…, ¿que papel se reserva a la incineración? ¿Se encuentra España en la senda adecuada en cuanto a su estrategia de tratamiento de residuos? Con la nueva Directiva Marco de Residuos, aprobada en junio de 2008, la gestión de residuos debe seguir la jerarquía europea. Esto significa priorizar la prevención, luego la reutilización, luego la valorización material (compostaje y reciclaje), luego la valorización energética (digestión anaeróbica e incineración con recuperación de energía) y finalmente la eliminación (incineración y vertedero). En la propaganda proincineración se argumenta que la incineración es “la mejor opción para tratar la basura que no ha podido ser reutilizada, ni reciclada, ni compostada” sin plantearse por qué la basura no ha podido ser ni evitada, ni reutilizada, ni reciclada ni compostada. España, en comparación con otros países desarrollados, se encuentra en unos niveles de recogida selectiva muy modestos y carece de una estrategia a largo plazo para minimizar la generación de residuos. La solución a una bañera que se vacía no consiste en añadir agua constantemente sino en tapar el agujero. Todo apunta a que en España se quiere solucionar el problema de la generación de residuos con un sustancial incremento de la capacidad incineradora en lugar de invertir en políticas de prevención, recogida selectiva, reutilización, reciclaje y compostaje como se hace en Flandes (Bélgica), campeón europeo en gestión de residuos. Este trabajo analiza las necesidades de España en cuanto a gestión de residuos desde un punto de vista de sostenibilidad e impacto medioambiental, oncretamente sobre el cambio climático, y compara nuestro país con las mejores prácticas en el sector. Observa también el efecto de la Directiva Marco de Residuos y argumenta cómo la moda incineradora que se quiere promover desde el mundo empresarial y político puede tener un alto precio para los ciudadanos y significar que España se pierda la revolución verde que se está poniendo en marcha en diferentes partes del mundo.

Region: 
Document Type: 
Language: